Artículos

Hablemos del Sahara Occidental

El Sahara Occidental es el último territorio africano pendiente de descolonización en el marco de las Naciones Unidas. La ocupación de su territorio comenzó en 1884 bajo el dominio de España en virtud de la Conferencia de Berlín que repartió África entre las potencias europeas. El pueblo saharaui resistió a dicha ocupación que no logró imponerse sobre la totalidad del territorio hasta 1934 con la toma de Smara, la capital espiritual del Sahara Occidental.

En 1956 España entra en la ONU, y tiene que cumplir con la normativa internacional sobre descolonización. Para evitar someterse a esta normativa, se declara, por decreto-ley, al Sahara Occidental como provincia española dos años más tarde. La ONU proclamó el derecho a la autodeterminación del Pueblo Saharaui en 1965, e instó a España a que agilizara su descolonización. La población saharaui se manifiesta a favor de la independencia llegando a confrontaciones armadas con el ejército español, y crearon en 1973 el Congreso Consultivo del Frente por la Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro, más conocido como Frente Polisario.

Animación de Aleix Saló explicando el conflicto del Sahara Occidental

 

LA MARCHA VERDE

En 1975 Marruecos inició la invasión, conocida como “Marcha Verde” (aunque debería llamarse marcha negra, por el balance de muerte y desolación que dejó a su paso), y Mauritania atacó por el sur. Parte de la población civil saharaui se vio obligada a huir a la Hamada argelina, donde levantaron los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf. España entregó, de manera vergonzosa, el territorio del Sahara Occidental a Marruecos y Mauritania, a través de la firma de los ilegales Acuerdos Tripartitos de Madrid, sin contar con el pueblo saharaui. El Frente Polisario inició acciones de resistencia contra las fuerzas de ocupación y el 27 de febrero de 1976, tras la salida de España, proclamó la constitución de la Republica Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Imágenes de la Marcha Verde (Sahara Occidental, 1975)

Dicha entrega del territorio causó el estallido de una larga guerra, el exilio masivo de miles de saharauis y la violación de los más fundamentales derechos humanos del pueblo saharaui. Mauritania después de casi cuatro años de guerra contra el Frente Polisario, cedió la parte del territorio saharaui que le había correspondido según los acuerdos tripartitos de Madrid y firmo la paz con la RASD, reconociéndola como estado en diciembre de 1979. Marruecos se anexionó la parte de territorio abandonado por Mauritania.

Tras quince años de guerra, en 1991 se firma el alto el fuego y la ONU crea una misión de paz para el Sahara Occidental, la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental). El referéndum de autodeterminación para el Sahara inicialmente fue previsto para enero de 1992, pero debido a las trabas puestas por Marruecos se ha ido aplazando y a día de hoy todavía está pendiente su celebración.

En la actualidad hay abierto un nuevo proceso de negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos, bajo los auspicios de Naciones Unidas, para lograr una solución que respete el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui. La actitud del gobierno marroquí sigue siendo completamente obstruccionista y no acude a las negociaciones con una actitud reconciliadora que respete la legalidad internacional.

 

SITUACIÓN ACTUAL

La población saharaui se encuentra dividida entre los campamentos de refugiadas/os saharauis de Tinduf (Argelia), los territorios ocupados y territorios liberados del Sahara Occidental, además de la diáspora, que dispersa a la población en otros países por cuestiones de trabajo, estudios o exilio.

 

  • CAMPAMENTOS DE REFUGIADAS/OS SAHARAUIS (Tinduf, Argelia). 

Los campamentos de refugiados saharauis se situaron en la Hamada argelina, que significa “infierno”. A pesar de estar en uno de los lugares más inhóspitos del planeta las y los saharauis han sabido sobrevivir durante esta larga espera. La organización de los campamentos fue llevada a cabo por las mujeres saharauis, y cuentan con colegios, hospitales, y una buena organización por barrios, Dairas y Wilayas. Las ayudas humanitarias que llegan no son suficientes para la población. Esto provoca que el 20% de la población infantil sufra desnutrición y el 70% de las mujeres embarazadas padezca anemia. Aunque la principal carencia en estos campos de refugiados en la falta de libertad.

 


  •  TERRITORIOS OCUPADOS

La población saharaui en los territorios ocupados está sometida a una estrecha vigilancia, el derecho de reunión esta abolido y la libertad de desplazamiento no está reconocida. Las autoridades marroquíes llevan a cabo prácticas inhumanas contra la ciudadanía saharaui en las zonas ocupadas a través de secuestros, detenciones arbitrarias, encarcelamientos, deportación masiva de saharauis e incluso la eliminación física. La violación de los derechos humanos del pueblo saharaui es cotidiana y está documentada por Naciones Unidas, la Unión Europea y diversas organizaciones


El Aaiún ocupado ilegalmente por Marruecos

Cinta transportadora de fosfatos. Cada 5 km hay construidos puestos como éste

 

En 1980 Marruecos inició la construcción de un muro militar de más de 2700 kilómetros. Israel lo diseñó, Arabia Saudí lo financió. Estados Unidos facilitó ayuda topográfica de satélites, España vendió armas a Marruecos para protegerlo y Francia estuvo conforme.

La Unión de periodistas y Escritores Saharauis (UPES) a través de la agencia del Frente Polisario, Sahara Press Service (SPS) ha denunciado que Rabat bloquea páginas web pro saharauis en el Sahara y Marruecos. La UPES ha pedido a la ONU, a los gobiernos y parlamentarios democráticos, a organizaciones y personalidades que hagan presión sobre Marruecos para acabar con este bloqueo sobre los medios de comunicación sobre el Sahara Occidental.

 

EL PAPEL QUE JUEGAN LAS POTENCIAS OCCIDENTALES

La Unión Europea acaba de conceder un Estatuto Avanzado a Marruecos como socio estratégico. Por un lado cada año elabora Resoluciones del Concejo de Seguridad a favor del inalienable derecho del pueblo saharaui a decidir su futuro en un referéndum de autodeterminación, mientras que a sus espaldas firma acuerdos con Marruecos que vulnera la legalidad internacional, como los acuerdos pesqueros firmados en 2006 y que tienen una vigencia de cuatro años para la explotación ilegal de los caladeros saharauis por la flota pesquera europea.

España sigue vendiendo armas a Marruecos, que causan estragos entre la población saharaui. Como el incidente ocurrido en abril de este año, cuando un niño saharaui piso una mina antipersona (de las más de siete millones de minas que colocó Marruecos) , puede que este niño no sólo perdiese una pierna, tal vez también perdió la esperanza de seguir creyendo en la justicia. El actual gobierno “socialista” español vulnera la legalidad internacional y apoya la propuesta de Marruecos para anexionarse el Sahara Internacional.

La esperanza del pueblo saharaui hoy está puesta en los pueblos como el nuestro; para que seamos su voz y presionemos a nuestro gobierno a algo tan simple como que cumpla su responsabilidad legal y moral en esta injusticia permitida durante demasiado tiempo ya.