Campamento Gdeim Izik

El 10 de octubre de 2010 miles de saharauis se desplazaron hacia la región de Gdeim Izik, a 12 km del Aaiún ocupado, con la intención de levantar el "campamento de la dignidad" como forma de protesta pacífica en pro de mejoras sociales y respeto de los derechos humanos de la población saharaui residente en el Sáhara Occidental.

Durante un mes resistió el campamento no con pocas dificultades ya que, al comienzo de la segunda semana desde su constitución, los miembros de los cuerpos de seguridad marroquíes iniciaron las agresiones contra la población civil saharaui con el objetivo de intimidarla y evitar que entraran en el campamento. Con el mismo fin, las autoridades marroquíes comenzaron la construcción de un muro de arena alrededor del campamento que fue custodiado por unidades del ejército, la gendarmería y la policía para controlar las llegadas y salidas. Para ello emplearon camiones y vehículos militares, balas de goma, piedras y botellas contra los vehículos de la población saharaui a los que persiguieron, causando numerosos heridos.

El 24 de octubre de 2010, las autoridades militares marroquíes dispararon munición real contra un coche que transportaba a 6 jóvenes saharauis, incluyendo un menor de 14 años que murió en el acto y fue enterrado la noche el 25 de octubre de 2010, mientras que los otros jóvenes fueron procesados judicialmente, dos de ellos desde el 29 de octubre de 2010, bajo la acusación de carácter penal fueron enviados a la prisión del Aaiún en el Sahara Occidental, mientras que los otros tres permanecían ingresados en hospitales militares en la misma ciudad y en la ciudad de Guelmin, al sur Marruecos, debido a lesiones graves que padecieron.

El 5 de noviembre de 2010, el Gobierno de Marruecos, representado por el Ministro del Interior y sus colaboradores, se comprometió a un acuerdo con el Comité de Dialogo del campamento de Gdeim Izik declarando su predisposición a atender las demandas de empleo y vivienda de interés social, así como otras medidas para cada uno los/as desplazados/as, asegurando su aplicación el 8 de noviembre de 2010, para ello instaló grandes tiendas de campaña equipadas con medios informáticos en las afueras del campamento para acelerar la elaborar un registro de los/as saharauis desplazados/as que se encontraban en Gdeim Izik.

Sin embargo, al amanecer del 8 de noviembre de 2010, fecha en la que las autoridades marroquíes se habían comprometido con el Comité de Dialogo del Campamento Gdeim Izik en dar inicio al cumplimiento del acuerdo sobre las demandas sociales, comenzaron a sobrevolar helicópteros que por megafonía anunciaban el desalojo del campamento, al mismo tiempo que docenas de vehículos y camiones militares de la gendarmería marroquí y las fuerzas paramilitares lo asaltaban, sin tener en cuenta el gran número de mujeres, niños/as, ancianos/as, discapacitados/as y enfermos/as que allí se encontraban. Armados con palos, armas de fuego, porras de goma, cuchillos, mangueras de agua hirviendo y gases lacrimógenos irrumpieron en el campamento arrasando con todo y provocando violentos enfrentamientos con la población saharaui, mucha de la cual huyó sin rumbo entre tanto caos y confusión.

151043_125138977549565_100001603901700_183172_1729686_n
151078_125118097551653_100001603901700_182974_2044583_n
154208_125117354218394_100001603901700_182951_1085716_n
155008_125136337549829_100001603901700_183153_3304079_n
155045_125117387551724_100001603901700_182953_3805409_n
156727_125122327551230_100001603901700_183039_3511101_n
63986_125136014216528_100001603901700_183149_2436560_n
74638_125126370884159_100001603901700_183086_2323169_n
1/8 
start stop bwd fwd

Fotos de Gdeim Izik, cedidas por Antonio Velázquez, activista por los Derechos Humanos


En consecuencia, en muchos barrios de el Aaiún la población saharaui llevó a cabo manifestaciones y levantó barricadas. Igualmente salieron a la calle cientos de personas portando banderas marroquíes, fotos de Mohamed VI y armas blancas, formando numerosos grupos protegidos por el ejército y los cuerpos de seguridad marroquí.

Junto a los asaltos a las casas de los/as ciudadanos/as saharauis, muchas de las prácticas podrían enmarcarse dentro de la categoría de crímenes racistas y de lesa humanidad, tales como el lanzamiento de balas de goma a corta distancia, gas lacrimógeno en espacios cerrados, desprecios y golpes a todas las personas que se encontraban en las casas (sin discriminación entre los niños, ancianos y mujeres embarazadas), acoso sexual y violaciones.

La ciudad fue sitiada por el ejército marroquí bajo un toque de queda impuesto. Establecimientos comerciales y colegios permanecieron cerrados desde los primeros enfrentamientos violentos, convirtiéndose algunas instituciones educativas y organizaciones de caridad en centros de retención por las patrullas del ejército, la gendarmería y las fuerzas paramilitares y de seguridad, para interrogar a los detenidos antes de ser trasladados a comisarías y cuarteles de la gendarmería.

El 15 de noviembre de 2010 docenas de ciudadanos/as saharauis, la mayoría de ellos/as jóvenes fueron trasladados para comparecer ante el Procurador General del Tribunal de Apelación de El Aaiún en el Sahara Occidental, en condiciones físicas lastimosas, como resultado de las torturas, según testimonios de los abogados defensores, procediéndose a poner en libertad algunos de los menores de edad, remitiendo un grupo de ellos a la prisión de El Aaiún (Sahara Occidental) y a otro grupo al Tribunal militar de Rabat en Marruecos, mientras a un tercer grupo se le prorrogó la orden de prisión preventiva.

Durante varios días continuaron los arrestos relacionados con la represión de los saharauis que participaron en el campamento Gdeim Izik:

  • 160 saharauis detenidos en la prisión (la cárcel negra) del Aaiun en el Sahara Occidental. Todos ellos sufrieron torturas y fueron privados de todo contacto con el exterior.

  • 4 detenidos fueron juzgados en primera instancia y condenados a 3 meses de prisión sin la presencia de sus familias y sin asistencia letrada de la defensa, lo que constituye una violación de los artículos 10 y 11 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y lo convierte en un juicio no sujeto a la legalidad.

  • 25 fueron condenados por un Tribunal Militar el 16 de febrero de 2013, un día después se conocían las sentencias:

Fuente: Informe CODESA 2010

 

Un documental prohibido por la monarquía marroquí.
Muestra la chispa que encendió la llamada Primavera Árabe.
Han sacado un documental extraordinario y han sido unos testigos excelentes.-Mohamed Abdelaziz. Presidente de la República Saharaui.