El Muro de la Vergüenza

El conocido como Muro de la Vergüenza es una muestra más de la constante violación de Derechos Humanos a la que el Gobierno Marroquí lleva sometiendo al pueblo saharaui desde hace ya 35 años, y de la total indiferencia y pasividad de la Comunidad Internacional ante estos hechos.

Fue construido, entre 1980 y 1987, con los claros objetivos de perpetuar y materializar la ilegal ocupación de Marruecos en el Sáhara Occidental, proteger el expolio de los bancos de pesca y yacimientos de fosfatos, que constituyen la mayor riqueza de esas tierras, e impedir que la población saharaui pueda circular libremente y reunirse con familiares que viven al otro lado del muro, en los Territorios Liberados.

Con una longitud de más de 2.700 km construidos en seis fases que dividen el Sáhara Occidental de Norte a Sur, éste es el muro más largo del mundo después de la Muralla China.

 

El territorio controlado por Marruecos se encuentra a su vez dividido por varios tramos de muro. Estas son las partes no operativas del muro, porque no están custodiadas por soldados, pero si están minadas. Los distintos colores, además, diferencian las seis fases en las que el Muro fue construido. La parte amarilla es la controlada por el Frente Polisario.
 

 

Lo elevan muros de arena de 2,5 m de largo por 1,5 m de ancho y muros de piedra de 2 metros de altura y 1,5 de espesor. Lo custodian más de 160.000 soldados, armados por Francia y España entre otros países, situados en los puestos de control que hay cada kilómetro. Y lo protegen, a su vez, 20.000 km de alambrada (tendida principalmente frente a los puntos de apoyo), escarpas y contra escarpas (zanjas de 3 m de longitud por 0,5 m de profundidad, para impedir la entrada de los tanques), 240 baterías de artillería pesada,miles de vehículos blindados, sistemas de detección, aviones militares, bombas de racimo, y entre siete y diez millones de minas antipersona y anticarro sembradas a lo largo de todo este dispositivo de “defensa”.

Los lugares más corrientes donde se pueden encontrar las minas son: todo el frente, flancos y profundidad del muro (la zona más peligrosa),en zonas pedregosas, asentamientos o refugios abandonados por militares, zonas de pastos, elevaciones y planicies, antiguos caminos y/o rutas en desuso, desembocaduras de ríos y lugares que han sido utilizados para maniobras.

Este tremendo campo minado, que ya se ha cobrado un elevado número de víctimas entre la población civil, convierte a los saharauis en el grupo humano amenazado por más minas por persona del mundo.
 

La construcción de esta fortificación fue financiada por países como Israel, Estados Unidos ó Arabia Saudí. Y su mantenimiento no es nada barato, en 1980 el presupuesto de defensa era el 17,4% del presupuesto global de Marruecos, y entre los años 1988 y 1991 el coste de manutención y sustento de las fuerzas armadas en el muro alcanzó la astronómica cifra de 3 millones de dólares diarios. Se estima que en la actualidad supone los dos millones de euros por día. Cuando se compran productos marroquíes, se está pagando en parte este elevado coste.